10 consejos para escoger tu franquicia ideal

  • 0

10 consejos para escoger tu franquicia ideal

Los motivos para lanzarse a abrir una franquicia en España son variados. Entre ellos destaca, sobre todo, el autoempleo. ¿Y qué mejor forma de comenzar con un negocio propio que formando parte de una red ya consolidada? Transmite más seguridad arrancar con parte del camino ya andado por otros que se equivocaron y rectificaron por ti.

¿Qué buscamos generalmente en una franquicia?

  1. Modelos de negocio de éxito comprobado.
  2. Costes bajos gracias a la economía de escala (cuantos más son, mejores precios consiguen).
  3. Asesoría y formación para ser el profesional que deseas.
  4. Una imagen de marca potente que uno solo no podría conseguir tan fácilmente.
  5. Sentimiento de comunidad y apoyo entre franquiciados y con la Central de la marca.

Estos 5 puntos son los que nos consiguen vender la idea de franquicia y, aunque habitualmente son ciertos, no te quedes en la superficie; escarba conmigo en ellos para que tu experiencia como franquiciado sea lo más satisfactoria y rentable posible:

busca franquicias_marketing e ideas

10 consejos para escoger tu franquicia ideal 

1. Elige el sector adecuado: ¿de qué sabes? ¿en qué crees que te puedes desenvolver con soltura? Hostelería, restauración, estética, moda, alimentación, automóvil, formación, ocio… Lo ideal es intentar dedicarte a un sector que conozcas o en el que ya tengas experiencia. Es cierto que te ofrecerán formación pero sin una base, te resultará más complicado gestionar y rentabilizar tu nuevo negocio. No pienses que sólo con unas semanas de curso y rodeándote de empleados con experiencia será suficiente; no te engañes: un negocio no se lidera sin experiencia y/o conocimiento.

 

2. Exactamente qué te ofrecen: no te quedes en la información que has encontrado de internet y el dosier que te hayan enviado. Solicita ver el contrato, y no digo antes de la firma, que es lo lógico. Intenta poder leerlo mucho antes. Fíjate bien en las cláusulas, años de permanencia, zona de exclusividad o influencia, precios especiales por compras a la Central, qué incluye exactamente tu franquicia (mobiliario, uniformes, pack inicial de material/productos, publicidad, marketing de inauguración, software de gestión…).

 

3. Y qué te exigen: la obra civil del local en qué consistirá, cronología de pagos, reportar informes y datos de actividad periódicos a la Central, formación periódica abonada por ti, un mínimo de compras a la Central, un mínimo de ventas, asistencia a convenciones, renovación de equipos, incluso hasta comisiones de motivación a tus empleados… Necesitas saberlo al detalle, pero no te asustes ya que, dentro de un ámbito justo, es bueno que exijan mucho y sean poco paternalistas, manteniendo un nivel de calidad superior en su red.

 

4. Lo barato sale caro: te encontrarás franquicias tan económicas que hasta huelen raro. Con unas diferencias de precios abismales con algunos competidores. Piensa que el que se vende barato, después tendrá poco activo monetario para poder ofrecerte un servicio de calidad en el día a día. Por ejemplo, si te cobran un royalty de gestión mensual irrisorio, ¿con qué dinero pagarán a empleados de Central profesionales para que te atiendan rápidamente? o si no te piden un desembolso inicial (las hay), ¿qué cantidad de servicios iniciales habituales tendrás que pagar y buscarte tú por tu cuenta?, o si tienen un royalty de publicidad periódico por los suelos ¿qué clase de publicidad te realizarán?

 

5. Tu colchón económico: todo buen emprendedor ha de contar con un remanente económico del por si acaso. Los primeros meses es normal tener pérdidas. Tienes que poder disponer de él si algo no va bien y, si se alarga en el tiempo, es mejor dejarlo sí, pero sin deber más de lo que puedas soportar.

 

6. Compara franquicias hasta la saciedad: existen revistas, portales y foros especializados en franquicias. Por ejemplo, 100franquicias, mundofranquicia, franquicias y negocios, infofranquicias y franquiciashoy. ¡Pide información de absolutamente todas las que te llamen la atención! … A sabiendas de que sus comerciales te acosarán pero, no se lo tengas en cuenta, es su trabajo 😉 Pide dosieres, pregunta, pásate a conocer las que tengas más cerca, escudriña sus webs, linkedins y perfiles de redes sociales y, si puedes, visita también sus Centrales.

 

7. Llama a franquiciados actuales aleatoriamente: incluso de diferentes países. Has de saber que algunas Centrales pagan un plus a sus franquiciados por dar buenas referencias y pasarles el contacto después. Así que, cuanto más llames, la opinión que recibas será más cercana a la realidad. Pásate por la puerta de algunas si puedes y quédate una hora observando: ¿tienen un buen tráfico de clientes? Entra a pedir información como si fueras un cliente habitual. IN VES TI GA, vas a hacer una gran inversión de futuro, valdrá la pena.

 

8. Entra en foros de opinión: partimos de que nadie suele entrar en un foro para dejar unas palabras bellas hacia un negocio. Suele ser para desfogarse tras una subjetiva mala experiencia. Por eso no es tan importante lo que cuentan de las franquicias que te interesan los clientes finales o ex-empleados, como quién y cómo les responde. Si es la Central o la propia franquicia, denota que están pendientes de su reputación. Si son otros clientes que sí están satisfechos y han querido contrarrestar la opinión negativa: A) es la Central de nuevo haciéndose pasar por cliente satisfecho (por su reputación) o B) es un cliente realmente satisfecho, y ambas son buenas para ti.

 

9. ¿Están presentes en medios de comunicación? Entra en Google y Youtube y pon el nombre de la franquicia; echa un vistazo a lo que los medios de comunicación o grupos de expertos escriben de ellos. Mucho de lo que leas será publicity (publicidad encubierta pagada), pero igualmente es positivo porque hacen una buena labor de comunicación.

 

10. Es una franquicia, pero necesita de tu 200% como cualquier otro negocio. Un error muy común que cometen emprendedores en franquicia es dejarse llevar y volverse flojos. Piensan que, como es una franquicia, el trabajo ya está hecho, los clientes entrarán por la puerta dándose codazos y que la Central les solucionará absolutamente todos sus problemas, incluso antes de ser detectados. Si eres o piensas convertirte en uno de ellos… no llegarás ni a los 6 meses. Franquicia es igual a negocio pero si no lo trabajas y estás presente siempre, se hundirá.

Y por último, dos consejos de propina:

– durante el proceso de elección de tu franquicia, algunos comerciales pondrán a la competencia a caer de un burro. No te desanimes porque un mal comercial suele hundir al de al lado en lugar de centrarse en lo bueno de su marca; y aunque te digan que tal marca ha cerrado muchas franquicias, te remito al punto número 10: no quiere decir que ese modelo de negocio no funcione.

– parece obvio pero piensa bien con quién te asocias. Ya sea una franquicia o no, un socio ha de sufrir las mismas investigaciones y comparaciones que la franquicia. Si escoges un mal socio, será imposible que disfrutes de lo bonito que es emprender.


About Author

Cristina

Una persona apasionada por la comunicación en todas sus variantes. Cuando no estoy trabajando para mis clientes o en esta web, me encanta seguir aprendiendo mediante cursos, viajar y pasar el rato con los míos.

Leave a Reply